Archive for the 'Cuentos y Relatos' Category

Todoelmundo, Alguien, Cualquiera y Nadie

Este es un cuento sobre cuatro personas que se llamaban: Todoelmundo, Alguien, Cualquiera y Nadie.

Había que hacer un importante trabajo y Todoelmundo estaba seguro de que Alguien lo haría. Cualquiera podría hacerlo, pero Nadie lo hizo.
Alguien se enfadó porque era un trabajo de Todoelmundo.
Todoelmundo pensó que Cualquiera podía hacerlo, pero Alguien se dio cuenta de que Nadie lo haría.
Al final, Todoelmundo culpó a Alguien cuando Nadie hizo lo que Cualquiera podría haber hecho.

La historia se la copio a Amparo. Una chica joven, entusiasta, capaz y generosa que, perpleja y algo aturdida por el ruido de un coro de egos, la escribía y me la contaba afirmando que no entendía nada.

Porque ella sólo quería ser Cualquiera y ayudar a sacar adelante un proyecto común e importante.

Alguien, seguramente empujada por un viento que sopla de donde nace el Sol, le había dicho que lo que hacía estaba mal. Que lo que ella quería era figurar, protagonismo. Que mejor se estuviera quietecita. Había que hacer lo que Todoelmundo. Que al fín y al cabo quién era ella: ¡nadie! Una recién llegada a una tarea que Alguien llevaba haciendo mucho y bien desde hacía muchos años.

Mira tú por dónde coincido. Amparo en esta historia es Nadie.

Nos vemos.

Un millar de esperanzas…

Uno a uno los había ido viendo desvanecerse tras una esquina, cuando la luz ya era solo cosa de los hombres y el sol alumbraba el otro lado de la tierra.

Algunos desaparecieron dejando tras de sí una mancha amarga y viscosa que, frecuentemente, empapaba a los que les seguían. Otros, en cambio, al marcharse, dejaron en el aire un dulce perfume que los identificaría inequívocamente durante años.

Consiguió despedirse de muchos. Especialmente, eso esperaba, de aquellos a los que nunca habría querido conocer; pero otros tantos se le perdieron casi inadvertidamente, sin apenas haberlos tratado, como agua que se escapa entre las manos.

Acordándose más de éstos, lamentó profundamente no haberlos atendido como debiera… ahora que ya no tendría, nunca, otra oportunidad para hacerlo.

Hacía frío.

El último de todos empezó a prepararse para morir. Sabía que tenía que ser así, para que otros pudieran ocupar su puesto; pero le dio pena verlo tan dispuesto a seguir a los demás.

Quiso decirle algo. Era el que cerraba la cuenta y eso lo hacía especial. Pero no encontró las palabras apropiadas y permaneció mudo.

Se echó el aliento en las manos, intentando calentarlas.

El otro empezó a separarse de él, caminando firme hacia su ocaso. Y, entonces, ocurrió. Sólo quedaba él de los que habían pasado por su vida aquel año y, parándose un momento, mirándolo alegre antes de irse, le dijo:

-No te preocupes. Vendrán otros, y serán buenos. Esta vez, tú los harás buenos. Lo sé.

Y, sin más, avivó el paso hacia la esquina. La que, uno tras otro, había visto desaparecer a los 364 que le habían precedido aquel año que, viviendo, moría con cada uno de ellos. Para que otro, nuevo, joven y fuerte, diera paso a un millar de esperanzas.

.

Nos vemos.

.

No podía llegar tarde

http://www.goear.com/files/sst4/2e00d0b190da668fb0f7e7ff786a2689.mp3″Andaba deprisa, haciendo sonar sus pasos en el empedrado del suelo. No era muy de noche, pero el frío y la lluvia habían recogido ya a la gente en el calor de sus casas. No quería llegar tarde. No podía llegar tarde. Y apretó el paso, haciendo oír en la noche su prisa.

La esquina, a lo lejos, estaba parcialmente iluminada por el halo de una farola que atravesaba, inconstante, los goterones de lluvia que caían, a jarradas, del cielo y los tejados de encima. Sin dejar de mirarla, continuó andando, ligero, embutiendo la barbilla entre las solapas levantadas de su abrigo.

Cuando se acercó a la escasa claridad, las manos en los bolsillos, apretó los dientes y aflojó algo la cadencia de sus pisadas. Tenía tiempo. Era el final.

Levantó la cara, sacándola del abrazo de la tela que la protegía, y dejó que el agua le golpeara, limpiamente, el rostro. Se detuvo. Respirando hondo y pausado, pasó por su memoria, veloz, cuanto quería recordar de lo que había vivido y esperado. Luego se sonrió, con el gesto prendido de melancolía; sacudió levemente la cabeza de un lado a otro y, retomando el paso firme que lo había llevado allí, anduvo los pocos metros que le faltaban. Alcanzándola, giró dándole vuelta a la esquina que lo esperaba.

Era el final. Un tajo hondo y seco le atravesó el corazón.

Doblado sobre su dolor, sin resistirse, alcanzó con una mano el muro que tenía a su costado y, dándole la espalda, se apoyó en él. Despacio, se dejó resbalar sobre la pared deslizándose hasta el suelo. Allí, sentado, encajó la cabeza entre sus rodillas. Lo último que vio fue un reguero de sangre mezclándose, lentamente, con el agua de la lluvia que limpiaba la calle. Cerró los ojos sonriendo. Había cumplido; a tiempo. No había llegado tarde.

.

Nos vemos.

Música: Ennio Morricone. ‘Chi Mai’ – ‘Le Professionel’

Las palabras de otros

Iba leyendo las palabras de otros; queriendo que fueran suyas. Pensaba que acaso se las habían robado o, peor aún, que él las había dejado escapar en el orden, dulce y preciso, en el que las veía firmadas, dóciles, por unos desconocidos a los que envidiaba.

Aquellas frases, aquellas líneas que no le pertenecían; que, esquivas, no le habían permitido siquiera acercarse, eran como un amor adolescente, febril, respondido con indiferencia.

Sabía que nunca podría tenerlas, que siempre le andarían por delante, apresuradas, dispersas, evitándolo; para luego componerse, lindas, recogidas, sumisas, amorosas, en el cuaderno de alguien que, quizá, seguro, las amaría infinitamente menos que él.

Nos vemos.

.

Adiós, amor mío. Adiós… relato corto.

Adiós, amor mío. Adiós.

Había esperado a quedarse solo para despedirse. Quería hacerlo dulcemente, morosamente, en silencio. Sin decir nada, sin apenas pensar nada, se quedó allí un rato, con la mirada puesta en ella. La tarde estaba plomiza y empezaba a levantarse algo de viento. Hacía frío. El otoño se acababa. Las hojas, esparcidas por el suelo, se levantaban y caían desacompasadamente, añadiendo su murmullo al rumor de las ramas de los árboles. Ajeno a todo, dejó pasar unos minutos; una eternidad. Luego, se giró sobre sus talones y, sin decir nada más, sin volver la vista atrás, empezó a andar. Con los ojos clavados en el suelo. Rápidamente se fue alejando; empequeñeciendo su figura a la par que recorría el largo camino de tierra flanqueado por majestuosos cipreses. Al poco, no era más que un punto lejano en el horizonte gris, desolador, de aquella tarde.

Adiós, amor mío. Adiós.

Nos vemos.

No pudo hacerlo… relato corto.

No pudo hacerlo. Se lo había propuesto, impuesto, y no pudo hacerlo.

La mañana había sido como todas, desesperantemente dura, en un ir y venir de noes y aplazamientos. Últimamente todo era así: quizá mañana, tal vez otro día…
Lo apuntaba todo, metódicamente, intentando que la excusa se convirtiera algún día en éxito. Por la tarde, la misma historia. Recibió un par de llamadas. Promesas, pero nada concreto que pudiera llevarse al bolsillo. Ese día, la semana moría y se abría al descanso que traería la próxima. Quizá la que viene, pensó, seguro que sí, la semana que viene.
Y volvió a intentarlo, delante de él. Y, de nuevo, se sintió incapaz, tan cargado de realidad como andaba.

Aquel día no pudo escribir nada para su blog…


Nos vemos.


Yo no quito el crucifijo

5 de Julio. Un día de luto, 365 días de lucha por la vida

___________________________________
Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo. Aunque últimamente escribo poco...

Únete a otros 25 seguidores

… a este estupendo blog.

___________________________________

Actualizaciones de Twitter

«Hay consenso en que el aborto es un mal social que hay que evitar. Sin embargo, en los países en que se ha liberalizado el aborto, éstos han aumentado. En los Estados Unidos, en los primeros diez años, se triplicó, y la cifra se mantiene: la costumbre se instaló. Lo mismo sucedió en España. (...) Descubrimientos revolucionarios, como la fecundación in vitro y el ADN con la secuenciación del genoma humano, dejan en evidencia que desde el momento de la concepción hay allí una vida humana nueva, un nuevo ser. (...) El verdadero grado de civilización de una nación se mide por cómo se protege a los más necesitadosDiscurso del Presidente Dr. Tabaré Vázquez, a la Asamblea General de Uruguay para explicar el veto presidencial a la ley abortista. Texto íntegro. ¿Se enterarán Aído, de la Vega y nuestros políticos pro-muerte? Nota: Tabaré es médico. Presidente del Uruguay por la coalición de izquierda Encuentro Progresista-Frente Amplio-Nueva Mayoría

____________________________________
Facetas - El blog de Pablo G.
Add to Technorati Favorites
Blogs HO.....................

Si usas Internet Explorer...clica y lee. Esto cada vez se ve peor con Internet Explorer. Para verlo bien te recomiendo que uses Firefox

urgente – hace falta tu firma (clica en el título para saber más)

Apoya la causa pro-vida en la ONU: el aborto no es un derecho

C-FAM, único grupo pro-vida que trabaja exclusivamente en política social de la ONU, está recogiendo firmas para impedir que, por la presión de grandes grupos pro-abortistas, se declare el 'derecho al aborto', en el 60 Aniversario de la Declaración de Derechos Humanos del próximo 10 de diciembre. Súmate a esta campaña: tu firma aquí puede ser decisiva

Carta abierta al impresentable (no digo más que este es de los que, 70 años después, va a por uno) del Juez Garzón. En Batiburrillo. Es un poco larga, pero muy reveladora.

Manos Unidas… y “caras” reveladoras

Rodríguez Zapatero mira hacia el cielo mientras saluda a Rajoy, ayer (14-10-08), antes de su reunión en La Moncloa, para "informarse" mutuamente respecto del plan del Gobierno para salvar al sistema financiero más fuerte del mundo.../ Foto: ALBERTO CUÉLLAR, para 'El Mundo'

Categorías

Red Madre… nunca estarás sola 902 188 988

Por la libertad

Advertencia

La información que hay en esta página, especialmente imágenes y vídeos, es de "libre acceso" en Internet. Se supone que no tiene copyright o que, si lo tiene, sus autores no tienen inconveniente en que se reproduzca. Si no es así. Si tienes un "copy" sobre algo y no quieres que aparezca aquí, dímelo. Lo quito volando...

Giving thanks…

thanks a lot to Stock.XCHNG!

thanks a lot to Photobucket - Image hosting!

Balconeras para la Navidad

web stats Y vienen desde...

Aborto - ProVida

Secciones:

Aspectos Jurídicos:

Aspectos Médicos: Aspectos Religiosos: Ayuda para mujeres que abortaron:

Recursos Gráficos

Temas de Debate:

Testimonios

Artículos para reflexionar

Directorio de blogs en España Directorio de Blogs