Posts Tagged 'blog'

¡Que cuenten conmigo, que yo voy!

“Desafiando la gravedad”, como la canción de Chenoa, iré a Madrid. Desafiando lo políticamente correcto, estaré con los transgresores en Madrid. Desafiando las inclemencias del tiempo y la comodidad de mi sillón, estaré en Madrid. Desafiando los contratiempos de última hora, con algunos autobuses que no van a salir desde mi ciudad como estaba previsto, voy a ir a Madrid.

Es el camino del corazón quien me lleva a Madrid. Es la vida quien me lleva a Madrid. Un niño, una mujer y un sueño de vida y de belleza me llevan a Madrid.  Soy parte de un pueblo que se moviliza para defender lo que piensa que es una amenaza. Si uno no se moviliza por lo que cree, es que no tiene razones para vivir. Si las tiene, no se puede callar. Quiero ir a Madrid porque estoy vivo, y quiero luchar por lo que siento. Quiero sentirme bien conmigo mismo, y disfrutar de compartir la lucha y el momento con los que nunca van a darse por vencidos.

Es un Proyecto de Ley, quien ha lanzado el desafío. Quieren que un ser humano pueda decidir sobre la vida de otro ser humano. Y sin motivo, siempre que se cumplan unos plazos. Dicen que esa muerte ha de imponerse en nombre del progreso. Ni siquiera los animales,  que son fieras,  tienen esos instintos y esas razones criminales.  Y esas muertes se nos quieren vender como derechos. Derechos del más fuerte, por supuesto.

Yo voy a ir a Madrid la capital  de la vida por un día. La vida es suficiente razón para ponerme en marcha. El futuro de éste país, el futuro de la humanidad, no puede dejarme indiferente. No me voy a quedar sentado, viendo como pasan por mi puerta y por mis sueños, los cadáveres de tantos inocentes. ¡Que cuenten conmigo, que voy!

José Manuel Belmonte.

No tengo nada que añadir… excepto, quizá, que me habría gustado ser yo quien lo ha escrito.

Nos vemos.

Nota: Las negritas, son mías.
Anuncios

D. Enrique Monasterio. Pensar por libre…

Es seguro que este no es, no quiere serlo en modo alguno, el recopilatorio de su blog para el que D. Enrique, en alguna de sus entradas, discretamente, ha pedido ayuda alguna vez.

Leer este artículo tan largo, cuajado de enlaces, puede parecer, por excesivo, una tarea tan difícil como estéril. Nada más lejos de la realidad. Poner los enlaces (hacértelos leer) es el único propósito y sentido de esta medida desmesura que sólo se justifica por el placer y el provecho que, seguro, sacarás de esa lectura que tan encarecidamente te recomiendo.

Me dejaré, me he dejado, claro, la inmensa mayor parte del blog de D. Enrique, sin citas enlazadas en esta entrada que es más suya que mía. Y lo hago por imposible y, ya aprovechando, casi a propósito. Porque aquí lo que realmente quiero es invitarte a que, tú también, pases por su blog, al que yo siempre vuelvo.

Conozco a unos cuantos curas que podrían encajar, en buena medida, aunque no en todos sus aspectos, en lo que cuento de D. Enrique. Que me perdonen por no hablar de ellos. Esta vez le toca a él. Como seguramente diría Kloster, ese otro con el que se acompaña, que se aguante.

Un abrazo, D. Enrique.

Pensar por libre

D. Enrique me debe una entrada… y nunca me la ha pagado…

Seguramente porque es hombre muy ocupado aunque pasee, en cuanto puede, bajo el Orvallo o calzado con unos zapatos que, llevándole la contraria, no tienen prisa.

Tiene un blog desde hace algo más de dos años, del que se propone, de vez en cuando, hacer un recopilatorio para el que le vendría bien una ayudilla y al que, me temo, quizá ni siquiera le ha hincado la waterman.

Es un cura joven aunque no un joven cura. Dentro de unos días, empezará su año cuarenta. Empeñado en Dejar Obrar a Dios, siguiendo a aquellos tres primeros.

Aún hoy «Adoro te devote, latens Deitas…» dice , como si hablara de la primera vez después de aquel 31 de agosto, que cuando lo tiene en sus manos, siente los latidos del corazón de Dios, aunque Éste, juegue al escondite.

Es, sin embargo, sanamente anticlerical. Y sabe reírse de algunos avisos parroquiales sin perder la compostura, ni alejarse de su condición, una de las más suyas, de poeta.

Es vasco, de Bilbao, de Leioa; o sea del gran Bilbao… y valga la redundancia, como él… presume. Es, por lo tanto, genuina y profundamente patriota y español.

Es un cura pajarero, ornitómano se llama él, al que le gusta salir, también de noche, a buscar aves, cuando hace frío y, en palabras suyas, el cielo tirita de estrellas; probablemente porque piensa que esos volanderos son la rúbrica que Dios traza en el azul del Cielo.

D. Enrique es tan peculiar que dedica los lunes a la publicidad… a la que siempre le saca la chispa, aunque lo haga, a veces, sin añadirle un solo comentario y, callando, cosa bien difícil para quien escribe, afirma con Churchill que «siempre recibes más de lo que das…»

Anda mucho por Molinoviejo (por estas fechas, todos los años). Una casa que ha visto pasear por entre sus pinos a miles de personas desde hace más de 60 años,  en la que ocurren, con frecuencia, milagros pequeños; que no son lo mismo que pequeños milagros. Una casa a la que D. Enrique quiere especialmente, yo sospecho, quizá porque tiene, de allí, una pequeña cruz de madera que le regaló un santo que lo llamaba Peque, que es, según D. Enrique, su nombre más verdadero.

Es un cura, expropiado por Cristo, que va vestido de negro (es el uniforme de un oficio que no tiene horario) pero que no le tiene Miedo al Color

…hasta el punto, más que singular, de ser capaz de envidiar, sí, a una rolliza de pelo rojo como un incendio…que libaba una bebida azul…

…a la que vio, en la misma terraza de la misma cafetería en la que un viejo escritor se le caía desde un pequeño pedestal al oírlo escupir (el verbo es mío) cualquier fórmula poco inteligente (ninguna lo es) de blasfemia.

D. Enrique dice de sí (y me lo creo en lo esencial, aunque lo desmiento  en lo accesorio) que casi no sabe hacer otra cosa que querer… lo que le lleva con frecuencia, sin abusar, a hablar de La amnesia de Dios, que es la mayor forma de misericordia que un padre, como Aquel otro clavado en la Cruz, éste en El confesonario, puede practicar.

… Estudió, de chaval, en Gaztelueta, un colegio de enseñanza media que se empina sobre el Cantábrico, del que guarda, con cariño agradecido, Recuerdos demasiado personales.

… recuerdos cuya lectura me hicieron, a mí, desear volver a ser niño… para ir a Gaztelueta.

Probablemente porque le envidio aquellos grandes maestros que él tuvo y yo siempre he echado en falta. Como Pedro Plans (al que le apeo el tratamiento, que le mantiene D. Enrique, porque la gente que está en el cielo permite esas familiaridades) quien, una vez jubilado como catedrático de universidad, se empeñó en ejercer como enfermero en la Clínica Universitaria de Navarra.

Un colegio, Gaztelueta, donde se encontró, nada más llegar, a un señor mayor, lo menos tenía veinticinco años o más, que estaba en pie, junto a la puerta del chalet… al que, muchos años después, ha visto irse al cielo.

era rubio y muy joven; llevaba una chaqueta marrón de sport, pantalón gris y unas gafas elegantes sin montura (de las que entonces llamaban Truman)

Escribe D. Enrique, para saber lo que está pensando… cosa, pensar, que resuelve, a menudo, hablando con Kloster, su alter ego y coadministrador del blog. Lo hará, seguro, como el poeta, convencido de que el hombre que habla solo «espera hablar con Dios un día».

Y observa. Observa intensamente cuanto le pasa alrededor.

Enternecido por la mirada de Dios que ve en los ojos de una niña de 5 ó 6 años abrazada a su muñeca; solícito ante León al que se le ha muerto el padre a demasiados miles de kilómetros; atento con Álvaro, un grandón, solo, que parece un pez tropical sorprendido en un acuario

Se despega algo de la realidad, o no, siendo futbolero y del Athletic. Rabiosamente del Athletic. Pero conoce a los mendigos de su barrio… donde él es tan familiar que hasta los agnósticos le piden bendiciones.

Allí se para a hablar, de cuando en cuando, con Raquel, la mendiga presumida que derrama ‘Lágrimas Rosas’… a la que él le regala perfume, esperando que ella no se lo cuente a nadie, porque no suena bien la historia

Como es moderno, hace fotos con el móvil. Para educar en valores contando historias de postres en el barrio de Salamanca… aunque, inoportunamente, se le olvide el aparatejo (lo pierde varias veces al día) cuando quiere inmortalizar a su vecino Gento, el mejor extremo izquierda del mundo,  pedaleando en bicicleta.

Es un cura que habla de lo que toca, y hace lo que debe, como ha aprendido y enseñado siempre en el Opus Dei, en esa labor tan invisible como esta mujer, mientras, al tiempo, en otro sitio, cientos de personas con las que él querría estar, con las que está, entierran a Emilio

Es autor del libro, entre otros, ‘El Belén que puso Dios’ y ejerce como antiguo profesor o capellán, o ambas cosas, de Aldeafuente. Allí, no se le olvida, vio crecer a otra Belén que ahora, algo tendrá él que ver, deja la medicina para ser Misionera de la Caridad. Y la recuerda, de pequeña, cuando le contaba el cuento de Simeón, el niño al que se le metió una estrella en el ojo

Como cura, en otro sitio, ha visto morir a Lourdes. Una mujer mayor, heroica y enamorada, que se dejó su salud a un lado para facilitarle la muerte a su marido al que acompañó, pronto; convencida como estaba de que su Manolo, ¡bueno es! estaría incómodo, impaciente, esperándola en el cielo.

Y ha enjugado con cariño las Lágrimas de 17 años de María, que en realidad tenía 16, y a la que Álvaro no pudo hacerle el regalazo que le tenía anunciado, para el 17, porque lo mataron de madrugada.

Y charlado con afecto con esa niña superenamorada ¿cómo se llamaba? que, con Luis,  suma 25 años y, también con éste, ha proyectado casarse el 23 de mayo del 2015, que cae en sábado.

Ha conocido a muchos santos, anónimos, de los que habla con gran ternura, seguramente porque los llevó en su corazón mientras vivían. Y pelea, constante, por cobijar en él a otros, también a Dios, a quien hace peatón.

Y es que D. Enrique conoce a mucha gente. Incluso conoce, aunque no sé si personalmente, a Julián Campos, de Obras Públicas, que no es el ministro, sino un carpintero de la EMT (de Madrid).

Y reconoce, de hace 20 años, la voz de Rocío que, aun perdida (también cabría el acento), quiere que le bautice a su hija.

D. Enrique, serio en lo que debe, gasta, con liberalidad, humor fino y retranca. Como cuando te cuenta lo de la tele, los reyes, y el lío de las pajas. O te habla de la eficacia policial o de la ‘5ª Ley de Kloster sobre desayunos en pareja‘ o, muy en la actualidad, se refiere a la ministra de la gripe, que está segura de que al virus lo que le mola es el agua bendita…

Empero, D. Enrique alterna (seriedad y humor, digo) de forma especialmente lúcida cuando habla con y de adolescentes.

Carlos, que, ese día, es el primero de la mañana; Cristina, que lleva una falda que no es de goma, ¿Alfredo, Alfonso, Álvaro? que andaba (que no podía) con el síndrome de Iberdrola; Lucía que está peleada con el inglés

Adolescentes como Catalina, que está un poco embarazada, casi nada en realidad. Su embarazo es tan pequeñito que casi no es embarazo…

En fin. Acabo. Y me cuesta.

D. Enrique me debe una entrada… y nunca me la ha pagado…

Nos vemos.

Decapitad a los que insulten al islam

No pretendo abundar en un tema que, por otra parte, es bien conocido por unos e ignorado por otros. Sencillamente me parece un buen complemento a mi entrada anterior y a algunos de los comentarios que, al hilo de ella, se han suscitado.

A mí me ha llegado en forma de te-envío-correo-con-ppt-incluida. Y se puede ver, en forma de entrada/blog aquí: (ver) en una referencia a una manifestación que, al parecer (no me extraña), se autorizó y permitió en Londres.

El que quiera la presentación puede descargársela aquí: descargar.

Bueno, creo que sobran las palabras y los comentarios (los míos, digo). Sólo apunto algunas preguntas, una de ellas formulada en la propia presentación: ¿Se permitiría (de signo contrario) una manifestación así en un país islámico? Como ha habido casos (y los seguirá habiendo, por desgracia, que el diablo enreda en todas partes) de curas pederastas, o más de un inocente fue quemado en la hoguera hace cientos de años, ¿debemos ignorar manifestaciones como esta? ¿Qué tienen que decir (que NO dicen) a este respecto los tolerantes que no toleran a los cristianos pero apoyan y alaban la alianza de incivilizados? ¿Está esta gente a favor de la horrenda muerte con violaciones  vaginales y anales previas (múltiples y en grupo) y quemado posterior de su cuerpo, de Taraneh Mousavi? ¿Cuántos casos más, similares, de entre los miles y miles que, desgraciadamente, podemos llegar a conocer, pese al casi black-out informativo, hacen falta para que occidente y la progresía dominante digan: ¡hasta aquí hemos llegado!?

Nos vemos.

Relacionados:
Los “buenos” musulmanes ¿matan cristianos?

Los retrasos…

Tengo desatendido el blog. Y, lo que es peor, los comentarios que tan amablemente algunos tenéis a bien hacer en él. Acabo de aprobarlos todos. Y escribo esto para pediros disculpas por el retraso en hacerlo. Espero que no se repita.

Nos vemos.

En el otro lado del monitor

-Pss… qué quieres que te diga. Yo creo que no merece la pena.

-Pues yo creo que sí.

-Ya, pero es que la mayor parte del trabajo lo hago yo. Tú te limitas a repasar lo que hago y a decirme, corrige esto, cambia aquello… Pero luego soy yo el que lo hace todo y, me estoy cansando…

-Pero bueno, cansandocansando… ¿se puede saber exactamente de qué te estás cansando?

-Pues ya te lo he dicho. Esto lleva un trabajo… y nadie lo ve…

-¡Cómo que nadie lo ve! ¡Eso no es verdad!

-Te lo digo yo… ¡nadie! Muchas veces me parece que esto es como jugar al frontón, o, peor aún, hacer solitarios con las cartas.

-Pero ¿y las estadísticas?…

-¡Ah! Sí, las estadísticas… ¡menuda mentira!…

-¿Cómo mentira?

-Pues que no me las creo. Para nada.

-Pero ¿por qué?

-¡Joder! porque no. Porque yo nunca me he comido medio pollo ni conozco a nadie que tenga 1,6 hijos, ni me he gastado jamás 300 euros en los reyes de cada uno de los niños…

-Ya, pero ésas son otras estadísticas. Las de aquí yo sí me las creería. Y no te van mal, la verdad, estás, en poco más de dos meses, en una buena cifra… te lo digo yo… que las he mirado.

-Pues yo no me las creo mucho.

-Ya, pero es que tú no te crees mucho casi nada.

-Y, entonces, ¿por qué no dicen algo? Si lo ven… si vuelven a pasar… ¿por qué casi nadie dice… nada?

-Acabáramos, tú lo que quieres es que te regalen el oído… o, mejor, que te den tralla, que no me lo negarás, que siempre te ha ido la marcha

-No, no te creas… yo creo que no, vamos…           -o sí, ¡qué se yo! Es… bueno, sencillamente, que me gustaría saber que esto le sirve o le interesa a alguien; que detrás de ti y de mí no está solo la pantalla… ¡sola!

 

Brúscamente, dejó de hablar consigo.

 

Había oído un ligero carraspeo. Se giró y lo vió allí, frente a él, en el otro lado del monitor. Atento. Sonriéndose ligeramente.

 

Alguien estaba leyendo el blog…

 

 

 

Nos vemos. 

 

 

Dos líneas brillantes

Esta noche pasada, de madrugada, como tantas otras noches desde hace tanto tiempo, me he despertado varias veces. Sin desvelarme…
Una de ellas, al menos, ha sido porque mi subcosciente golpeaba, empecinado, con un par de líneas, no más, a mi dormido consciente. Eran líneas para este blog. Y, ya despierto, repitiéndomelas, me he dicho que eran verdaderamente brillantes…
Debería apuntar esto, he pensado… pero la modorra me ha convencido de que eran tan sublimes que, sin duda, las recordaría por la mañana.
Obviamente no me acuerdo.
Y es una lástima, porque eran, verdaderamente, espectacularmente, brillantes…

Nos vemos.

Hoy es sábado…


… y (casi) nadie lee esto.

O sea, que hoy no escribo… esto.


Nos vemos.


Yo no quito el crucifijo

5 de Julio. Un día de luto, 365 días de lucha por la vida

___________________________________
Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo. Aunque últimamente escribo poco...

Únete a otros 25 seguidores

… a este estupendo blog.

___________________________________

Actualizaciones de Twitter

«Hay consenso en que el aborto es un mal social que hay que evitar. Sin embargo, en los países en que se ha liberalizado el aborto, éstos han aumentado. En los Estados Unidos, en los primeros diez años, se triplicó, y la cifra se mantiene: la costumbre se instaló. Lo mismo sucedió en España. (...) Descubrimientos revolucionarios, como la fecundación in vitro y el ADN con la secuenciación del genoma humano, dejan en evidencia que desde el momento de la concepción hay allí una vida humana nueva, un nuevo ser. (...) El verdadero grado de civilización de una nación se mide por cómo se protege a los más necesitadosDiscurso del Presidente Dr. Tabaré Vázquez, a la Asamblea General de Uruguay para explicar el veto presidencial a la ley abortista. Texto íntegro. ¿Se enterarán Aído, de la Vega y nuestros políticos pro-muerte? Nota: Tabaré es médico. Presidente del Uruguay por la coalición de izquierda Encuentro Progresista-Frente Amplio-Nueva Mayoría

____________________________________
Facetas - El blog de Pablo G.
Add to Technorati Favorites
Blogs HO.....................

Si usas Internet Explorer...clica y lee. Esto cada vez se ve peor con Internet Explorer. Para verlo bien te recomiendo que uses Firefox

urgente – hace falta tu firma (clica en el título para saber más)

Apoya la causa pro-vida en la ONU: el aborto no es un derecho

C-FAM, único grupo pro-vida que trabaja exclusivamente en política social de la ONU, está recogiendo firmas para impedir que, por la presión de grandes grupos pro-abortistas, se declare el 'derecho al aborto', en el 60 Aniversario de la Declaración de Derechos Humanos del próximo 10 de diciembre. Súmate a esta campaña: tu firma aquí puede ser decisiva

Carta abierta al impresentable (no digo más que este es de los que, 70 años después, va a por uno) del Juez Garzón. En Batiburrillo. Es un poco larga, pero muy reveladora.

Manos Unidas… y “caras” reveladoras

Rodríguez Zapatero mira hacia el cielo mientras saluda a Rajoy, ayer (14-10-08), antes de su reunión en La Moncloa, para "informarse" mutuamente respecto del plan del Gobierno para salvar al sistema financiero más fuerte del mundo.../ Foto: ALBERTO CUÉLLAR, para 'El Mundo'

Categorías

Red Madre… nunca estarás sola 902 188 988

Por la libertad

Advertencia

La información que hay en esta página, especialmente imágenes y vídeos, es de "libre acceso" en Internet. Se supone que no tiene copyright o que, si lo tiene, sus autores no tienen inconveniente en que se reproduzca. Si no es así. Si tienes un "copy" sobre algo y no quieres que aparezca aquí, dímelo. Lo quito volando...

Giving thanks…

thanks a lot to Stock.XCHNG!

thanks a lot to Photobucket - Image hosting!

Balconeras para la Navidad

web stats Y vienen desde...

Aborto - ProVida

Secciones:

Aspectos Jurídicos:

Aspectos Médicos: Aspectos Religiosos: Ayuda para mujeres que abortaron:

Recursos Gráficos

Temas de Debate:

Testimonios

Artículos para reflexionar

Directorio de blogs en España Directorio de Blogs